Mujer oaxaqueña, saxofonista de la Banda Sinfónica de Marina

La Oaxaqueña Pomposa Aragón, una mujer que forma parte de la banda sinfónica de marina de México.

Fotografía: Encuentro de Mujeres Artistas

 Debajo del tocado del uniforme de marina, están dos ojos nobles  color negro de la Oaxaqueña Pomposa Aragón. Originaria de Santa María Zoquitlán, perteneciente a los valles centrales de la Ciudad de Oaxaca. Con su sonrisa y la sinceridad que la caracterizan  CLAVE: El sitio del músico, platicó con la saxofonista para conocer más de la historia de una de las primeras  mujeres en ser parte de la Banda Sinfónica de Marina de México en la sección de saxofones.

La decisión

Aragón inició sus estudios en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO). Posteriormente fue a la Universidad Veracruzana, donde estudió las licenciaturas en Educación Musical y en Saxofón. Actualmente estudia la Maestría en Interpretación de Música Mexicana en el Conservatorio Nacional de Música, en la Ciudad de México. Sin embargo comenta que el tomar esta decisión  fue complicada, a pesar de que estaba convencida de querer estudiar música, ya que implicaba ir fuera de su lugar natal y conocer personas de diferentes partes de le república e inclusive de otros países.

Estaba convencida de que quería estudiar música, recuerdo claramente que cuando terminé la carrera a nivel técnico en la escuela de Bellas Artes en la ciudad de Oaxaca, solo fui a mi casa y le dije a mis papás que me iba a Xalapa a estudiar”.

Sin embargo pese a sus temores Pomposa emprendió el viaje de aprender saxofón, viaje el cual continua,  pues recientemente ha ingresado a las maestrías del Conservatorio Nacional de Música bajo la catedra de otro saxofonista oaxaqueño, Filomeno Ortiz.

“Las ganas de estudiar música fueron mayores a la sensación de miedo que sentía en esos momentos y en especial a mi sueño de tocar saxofón”.

La llegada

Aragón ha dado clases a niños de diferentes partes de la república, e inclusive cuenta que se encontraba dando clases en la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH) cuando supo de la audición para ingresar a la banda a la que ahora pertenece. No le tomo mucho tiempo decidirlo e intentó la audición, la cual ganó causando alta como saxofonista de fila en 2014.

A su llegada a la Banda sinfónica de marina la saxofonista platica que al inicio tuvo incertidumbre, no por ser mujer, sino por pertenecer  a una institución militar y el compromiso que esto implicaba, aunado a la responsabilidad, exigencia y disciplina que el puesto le demandaría. Sin embargo no le costo mucho adaptarse ya que remontándose a su infancia cuenta que -sus padres siempre fueron exigentes y le pareció muy familiar el ambiente-

“El ser mujer y laborar en esta Institución me ha hecho sentir plena, ya que realizo mis actividades con absoluta confianza de que lo hago en un ambiente armonioso y con equidad de género. Disfruto de mi trabajo y amo mi profesión”.

Otra de las cosas que le apasionan de su trabajo es el hecho de que considera que la Secretaría de Marina difunde y promueve la cultura naval a nivel nacional y en el extranjero, transmitiendo a través de la música de concierto, mexicana y la música militar (himnos y marchas).

Si tenemos constancia y disciplina, se reflejará no solo en el instrumento, sino también a lo largo de la vida”.

Para finalizar nuestra entrevista la saxofonista brindó varios consejos y palabras de aliento para los estudiantes de música que emprenden por este camino, al igual que a las mujeres instrumentistas de México.

-¿Tienes algún consejo para los estudiantes de música que apenas comienzan?-Que seamos constantes, disciplinados, que, aunque el camino sea poco fácil: debemos de seguir nuestros sueños y lo más importante: disfrutar al tocar nuestro instrumento y compartir nuestras ideas.-

-¿Algún consejo para las mujeres instrumentistas de México?-Cada día me emociono y motivo al enterarme que somos más mujeres saxofonista, acabo de leer una nota en la que decía que se va una chica a España, no la conozco, pero desde el momento en que lo leí me conmovió, eso nos contagia para darnos cuenta de que los únicos limites los hacemos nosotros mismos, independientemente de donde nos encontremos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s