“Ser mujer, oaxaqueña y músico, es complejo pero quiero continuar. No me rindo”: María Elena Ríos.

María Elena Ríos, saxofonista mexicana, vuelve al saxofón y sus metas, luego de ser atacada con ácido en su cara y cuerpo. El autor intelectual se encuentra prófugo de la justicia.

¿Qué pasó antes de la historia que todos conocemos de María Elena?

Entre árboles, nubes, riachuelos y sol, Malena creció en un pequeño poblado llamado Santo Domingo Tonalá Oaxaca, aunque creció la mayor parte de su vida en Huajuapan de León. Ella narra con orgullo el ambiente y la historia del lugar en donde comenzó a dar sus primeras notas musicales desde pequeña, luego de que su madre y una vecina la animaran a entrar a la banda del pueblo.

“Había muchos árboles y manantiales, el maestro nos colocaba cada quien en un árbol y era maravilloso estudiar, porque escuchabas la naturaleza, pasaba ahí todas las tardes, así inicie en una banda municipal a los 7 años”.

A pesar de lo pequeña que era, tanto de edad como de complexión, a María Elena le gustaba las matemáticas que estaban intrínsecas en sus clases de solfeo, pero sobre todo lo que más le llamaba la atención era la forma que tenía el saxofón, aquella forma elegante, peculiar y llamativa de ese instrumento de aliento. Sin embargo su maestro insistía en que tocara clarinete, pues creía que no lo aguantaría, hasta que un buen día le otorgaron un saxofón.

Cuando Malena cumplió 14 años la banda comenzó a desintegrarse y ella a desanimarse, sin embargo su padre, quien siempre ha sido su apoyo, le regalo un saxofón jupiter para consolarla. Pero el tiempo pasó y el instrumento se empolvó.

La música siempre vuelve

Al llegar a los 18 ella tenía que decidirse por una carrera, decidió estudiar comunicación, sin embargo relata que muchos de sus compañeros en la carrera tenían inclinación hacia el arte. Algunos de ellos músicos, por lo que les preguntó donde estudiaban y luego de prepara y presentar exámenes de admisión entró al Benemérito Conservatorio del Estado de Puebla, donde terminaría los años de nivel técnico y uno de licenciatura. Entonces, tuvo que regresar a Oaxaca para poder trabajar y después irse a la Ciudad de México a continuar estudiando.

“El año pasado trabajaba para mantener mis estudios, empecé a meterme a cursos, clases, involucrarme todo el día en la música, me comenzó a llamar la atención la dirección orquestal”.

El verano pasado María Elena asistió a la UDLAP a un curso, y la animó a estudiar dirección, pero el primer reto era terminar la licenciatura de música y para ello la única forma era continuar trabajando. Posteriormente en Oaxaca fue admitida a otro curso de dirección de bandas, y, a pesar de no tener experiencia en ese ámbito, fue seleccionada para participar.

“En esos cursos reafirmé que es lo que quería hacer en mi vida: hacer música.”

Ser Mujer

María Elena sufrió un ataque con ácido que inclusive pudo haberle quitado la vida. Ese acontecimiento marcó su vida para siempre. Actualmente se encuentra en un estado de recuperación, teniendo ahora como primer meta de vida rehabilitarse para después continuar con sus estudios.

El agresor de María Elena fue alguien con quien estuvo sentimentalmente involucrada, ella cuenta con coraje todo lo que le decía, pues como músico mantenía una vida social activa para asistir a eventos a tocar.

“Mi agresor me decía: -Porque eres músico eres loca, eres puta-. El intentó matarme con esta agresión, con el ácido”.

Tras sufrir este ataque, María Elena opina que ser mujer es complejo en este país, por la cultura, la idiosincrasia, lo complejo y arcaico. México es uno de los países más católico en América y eso también lo considera un gran factor, pues al ser una organización patriarcal, el maltrato a la mujer es tolerado.

Sumado a esto, Oaxaca es un estado muy conservador donde aún en algunas comunidades se acostumbra intercambiar a las niñas por cosas, o a mujeres mayores casarlas, para que su familia obtenga algún beneficio.

“Ser mujer músico en la mixteca causa un gran recelo dentro de la comunidad, pero ahorita para mi ser María Elena, una músico oaxaqueña es todo un orgullo, honor y privilegio”.

Mujer no te rindas, no te calles, no te dejes.

Actualmente Malena se encuentra en un proceso de larga recuperación por el tipo de quemadura que sufrió, sin embargo ella adelantó su fisioterapia para poder seguir tocando, ya que como músico es necesario estudiar con constancia, para poder continuar con sus sueños.

“Mi sueño es enseñar música a los niños de los pueblos de Oaxaca”.

Una de sus mayores motivaciones son sus padres, quienes la han acompañado en un proceso de reconocimiento y aceptación; también su hermana y sus sobrinos le contagian su energía.

“Si ellos no estuvieran creo que yo no estaría ahora, ni hablando de esta manera ni en este tono de voz”.

Ella considera que sus amigos son una motivación muy importante, inclusive cuenta que antes de uno de los conciertos de recaudacion de fondos no tenía ganas de tomar el instrumento, estaba muy deprimida. Pero al ver los video de cómo los participantes iban entrando al escenario la nostalgia la invadió y la llenó de alegría pensando en volver a tocar para estar ahí de nuevo.

“Yo tengo un gran equipo, de mucha gente, todas las personas que me ayudan son mi motivación para seguir adelante”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s