Adiós a “Don Keso”, clausurado por las autoridades

Esta mañana al despertar vino a mi mente una voz extraordinaria, la del gran Ibrahim Ferrer quien partió de este mundo un día como hoy pero del 2005, dejando un legado para toda la humanidad por su manera tan particular de interpretar la música cubana.

Después de regresar del viaje hacia el interior que me produce la música del cantante cubano, tuve que regresar a la realidad que se vive desde hace unos meses, que inclusive pareciera más un sueño, o una pesadilla según se le vea. Como parte de mis actividades dentro del encierro, que ya muchos conocemos, las cuales consisten en estudiar, leer y dar clase, me sentía un poco extraño, pues hay ocasiones en que las noches se hacen largas, y que la añoranza de los proyectos se disipan en un abrir y cerrar de ojos debido a la incertidumbre del presente y del futuro. Ayer por la noche en el clímax de mi insomnio tuve la idea de escribir un poco de todo lo que ocurre a nuestro al rededor como músicos. Cambiar un poco el giro que nos persigue en la agenda de noticias diarias. Balaceras aquí y allá , El marro, los narcos, la cuestión política, Beirut, Lozoya, y un inmenso etcétera etcétera.

En el mundo de los músicos también hay acontecimientos que deben ser puestos sobre la mesa, y hoy no fue la excepción. Al ver mi teléfono por la mañana, para colmo de males, me enteré que clausuraron un emblemático restaurante en la CDMX, el cual aparte de su exquisita carta, tenía la maravillosa idea de albergar a grandes músicos con sus diversos proyectos. Es triste enterarse de esto, cuando hoy en día lo que más deseamos los músicos es tener acceso a estas fuentes de trabajo, el lugar al que me refiero se llama “Don keso” de Carlos Ríos.

No quiero imaginar la situación por la que está atravesando el buen Carlos pues a demás de su preocupación por la parte económica, en sus redes deja ver la preocupación por sus trabajadores y por su gran aporte a la música y los músicos. Entre algunos de los artistas que tocaron en este lugar se encuentran personalidades como: Antonio Sánchez guitarrista, Diego Maroto saxofonista, Camilo Nu (flamenco), Gerry López saxofonista, Luri Molina contrabajista y un sin fin de grandes músicos. No imagino la tristeza que esto pueda darle a Carlos, pues no solo la perdida monetaria frente a la inversión que con lleva tener un lugar de esta índole, la cual no debió de haber sido nada fácil, y mucho menos continuar después de 21 años. De dar lo mejor de sí, desde buena comida y alegría a sus comensales con tan excelente música y músicos, hasta un aporte magnifico a la sociedad con un lugar de esta índole.

¿Quién ve por estas fuentes de trabajo?¿ Dónde, cuando, bajo que gobierno o diferentes circunstancias se podrá valorar el esfuerzo diario del gremio del que tanto se habla “los músicos”? ¿Que más tiene que pasar para darnos cuenta de lo desprotegido que se encuentra el gremio?.

Lo único que me queda es pedir a la comunidad artística y no artística levantar las manos en calidad de protesta por este lamentable hecho, y hacer comunidad en los momentos más difíciles que nos toca enfrentar, y dicho sea de paso, les pediría a las autoridades de la alcaldía Cuauhtémoc (que gozan de tener un grado de intelecto notable y gran sensibilidad a las artes) que reconsideren que están haciendo un daño social y económico.

Como dice Charlie: “Que la música siga” .

Notas y mucho ánimo para estos tiempos dificiles.

Su charro negro, Armando Cedillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .